• slideshow-inicio-01
  • slideshow-inicio-02

Gana un juego de tazas cada día

Es muy fácil, sólo tienes que participar en nuestra página de Facebook a través de https://www.facebook.com/CafeCatunambu y contestar a la pregunta que se os plantea cada día.

Tendrás 5 oportunidades. El juego comenzará el lunes 17 de Agosto y finalizará el viernes 21 en horario de 09:00 a 14:00 horas.

Todos aquellos que hayan acertado a la pregunta entrarán en un sorteo y será el momento dónde conoceremos al ganador del día

¿Estás preparado para demostrarnos tu conocimiento cafetero? Te daremos una pista: Sigue nuestro blog, nuestra tienda y no pierdas de vista nuestras redes sociales..y las tazas serán tuyas!

S U E R T E!

www.catunambu.com

La cultura del café en Japón.

Los japoneses, famosos por el tributo que rinden a la elaboración del té y su degustación, son también unos auténticos amantes del café, de hecho se les considera los responsable de crear la gran potencia cafetera sudamericana que durante mucho tiempo estuvieron entre los principales importadores de café mundiales. Los nipones tienen su particular manera de elaborar café  y en los últimos años la cultura cafetera ha ido ganando adeptos, sobre todo entre los más jóvenes.

El café fue introducido por primera vez en Japón en el año 1887. Cuando en 1888 se abrió al público el primer café del país, en el distrito Ueno de Tokio, fue modelado al estilo de los cafés que habían surgido en el París de los años 1600. Rápidamente atrajo gentes que deseaban socializar y utilizar las mesas de billar y juegos de mesa. No pasó mucho tiempo hasta que comenzaron a extenderse por otras partes de Japón, atrayendo un público que deseaba un lugar para relajarse.

Aún así, las cosas han cambiado mucho desde esos años,  las importaciones de café en Japón alcanzan en la actualidad más de 400 mil toneladas, importadas de más de 40 países, y se ha convertido en el tercer mayor importador del mundo.

Los cafés japoneses han evolucionado de diferentes formas a lo largo del tiempo, reflejando los cambios en los hábitos sociales y preferencias personales.

En el país del sol naciente, el espresso cada vez tiene más seguidores. No obstante, los nipones no ven el café tan solo como una forma de empezar el día con vitalidad, ellos son amantes del café gourmet y  prestan  gran atención al modo de elaboración del café, lo hacen de manera tradicional y compran café de gran calidad, por ello, lo elaboran de forma lenta y cuidadosa.

 A lo largo de todo el país se pueden encontrar unas cafeterías conocidas como “Kissaten” en las que se elabora el café desde el principio, en ellas se  tuesta el grano de café, se muele y  llega a la taza tras ser filtrado a través del filtros tradicionales de tela. En estás cafeterías se suele guardar un aspecto cuidado, clásico y acogedor.

En los cafés japoneses se sirve café, té y jugos, por supuesto, y la mayoría ofrecen tostadas, sándwich y comidas ligeras. Pero,  la principal característica del menú es casi siempre café. Algunos cafés se destacan en la búsqueda particular de su taza de café perfecta. Se trata de puristas que favorecen un cierto tipo de variedad de café, algún método de tostado especial, su propia técnica de colado o su tipo exclusivo de tazas. En cuanto al producto final, las posibilidades son sorprendentemente numerosas, ya que utilizan café filtrado utilizando sólo grano Kilimanjaro o Moka, o algún mezclado particular de diferentes variedades en proporciones variadas.

Los japoneses valoran el arte de hacer un buen café, más que el cuerpo mismo del café, valoran su sutileza y el culto a su preparación

¿Por qué es diferente el café de cafetería y el que tomamos en casa?

¿ Sabías que uno de los motivos que diferencian tomar el café en una cafetería o tomarlo en casa es por la elaboración de la leche? ¿Y por qué? No es simplemente por encontrarnos en un lugar u otro, sino por la cafetera que normalmente se usa en un sitio y en otro.

Habitualmente en las cafeterías se usan cafeteras espresso, que llevan incorporadas en el propio cuerpo vaporizadores de leche que permiten calentar la leche y obtener, con la ayuda de la presión del vapor de agua la texturización correcta de la leche.  En cambio, en los hogares se suelen usar cafeteras más tradicionales, tipo italianas, de goteo o de cápsulas.

El paso que se lleva a cabo para conseguir, lo que popularmente conocemos como "espuma" y que en realidad es una crema, se logra a través de la emulsión de la leche. Si realizamos una correcta preparación, la crema será más allá de una leche con burbujitas, será una crema consistente que quedará brillante y elástica con un sabor dulce y agradable.

¿Qué pasos deberemos de seguir para conseguir la vaporización?

Paso 1

  • Antes de comenzar, deberemos purgar el vaporizador para evitar restos de otras emulsiones.
  • Disponer de leche fría a una temperatura de 4ºC para trabajar la leche hasta su temperatura sobre 60º y 70º
  • Llenar la jarra de leche hasta la mitad
  • Introducir el vapor en la leche, meter aire sacando muy poco el vapor en la superficie.

Paso 2

  • Con la mano siempre puesta en la jarra, dilataremos la leche metiendo aire hasta que la temperatura de la jarra sea igual a la nuestra.
  • Volvemos a introducir el vapor dentro de la leche obligando a que gire hasta que no podamos aguantar más la mano en la jarra.
  • Al terminar de trabajar la leche ya emulsionada, daremos un golpe seco y enérgico sobre una superficie plana, para romper las burbujas que queden en la superficie de la jarra haciendo, pequeños círculos a modo de centrifugado. Comprobaremos como comenzará a adquirir brillo y una textura sedosa.

La leche posee proteínas y grasas. Las proteínas son las causante de que las burbujitas se encuentren más sostenidas y que conforme va aumentando su temperatura, incremente la entropía, es decir, la velocidad a la que se mueven las moléculas.

Por otra parte, las grasas es un inconveniente en la formación de estas micro-burbujas ya que, al extenderse por la superficie de la leche se rompen por lo que planteamos una cuestión, ¿leche entera o desnatada?

Después de lo comentado anteriormente, es obvio, que cuánta más grasa tenga la leche, más dificultoso será encontrar el punto perfecto de la crema, por lo que, utilizar la leche semidesnatada o desnatada  será mucho más fácil.

Entonces, ¿utilizaremos la leche desnatada? No necesariamente, ya que, la leche entera posee una propiedades que será la que le dará mayor cremosidad, mayores matices y será más fácil de conservar.

Con el tiempo y con la práctica,  conseguirás encontrar la crema perfecta para tu café y te convertirás en un barista profesional y en un artista del latte- art.

 

www.tienda.catunambu.es

Localización

  • Polígono Calonge
  • C/ Fósforo 1
  • 41007, Sevilla

¡Síguenos!

Contacto

  • (+34) 954 36 74 10
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo borrarlas, lea nuestra Política de Cookies.

Acepto cookies de este Sitio