• slideshow-inicio-01
  • slideshow-inicio-02

La cultura del café en Japón.

Los japoneses, famosos por el tributo que rinden a la elaboración del té y su degustación, son también unos auténticos amantes del café, de hecho se les considera los responsable de crear la gran potencia cafetera sudamericana que durante mucho tiempo estuvieron entre los principales importadores de café mundiales. Los nipones tienen su particular manera de elaborar café  y en los últimos años la cultura cafetera ha ido ganando adeptos, sobre todo entre los más jóvenes.

El café fue introducido por primera vez en Japón en el año 1887. Cuando en 1888 se abrió al público el primer café del país, en el distrito Ueno de Tokio, fue modelado al estilo de los cafés que habían surgido en el París de los años 1600. Rápidamente atrajo gentes que deseaban socializar y utilizar las mesas de billar y juegos de mesa. No pasó mucho tiempo hasta que comenzaron a extenderse por otras partes de Japón, atrayendo un público que deseaba un lugar para relajarse.

Aún así, las cosas han cambiado mucho desde esos años,  las importaciones de café en Japón alcanzan en la actualidad más de 400 mil toneladas, importadas de más de 40 países, y se ha convertido en el tercer mayor importador del mundo.

Los cafés japoneses han evolucionado de diferentes formas a lo largo del tiempo, reflejando los cambios en los hábitos sociales y preferencias personales.

En el país del sol naciente, el espresso cada vez tiene más seguidores. No obstante, los nipones no ven el café tan solo como una forma de empezar el día con vitalidad, ellos son amantes del café gourmet y  prestan  gran atención al modo de elaboración del café, lo hacen de manera tradicional y compran café de gran calidad, por ello, lo elaboran de forma lenta y cuidadosa.

 A lo largo de todo el país se pueden encontrar unas cafeterías conocidas como “Kissaten” en las que se elabora el café desde el principio, en ellas se  tuesta el grano de café, se muele y  llega a la taza tras ser filtrado a través del filtros tradicionales de tela. En estás cafeterías se suele guardar un aspecto cuidado, clásico y acogedor.

En los cafés japoneses se sirve café, té y jugos, por supuesto, y la mayoría ofrecen tostadas, sándwich y comidas ligeras. Pero,  la principal característica del menú es casi siempre café. Algunos cafés se destacan en la búsqueda particular de su taza de café perfecta. Se trata de puristas que favorecen un cierto tipo de variedad de café, algún método de tostado especial, su propia técnica de colado o su tipo exclusivo de tazas. En cuanto al producto final, las posibilidades son sorprendentemente numerosas, ya que utilizan café filtrado utilizando sólo grano Kilimanjaro o Moka, o algún mezclado particular de diferentes variedades en proporciones variadas.

Los japoneses valoran el arte de hacer un buen café, más que el cuerpo mismo del café, valoran su sutileza y el culto a su preparación

Localización

  • Polígono Calonge
  • C/ Fósforo 1
  • 41007, Sevilla

¡Síguenos!

Contacto

  • (+34) 954 36 74 10
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo borrarlas, lea nuestra Política de Cookies.

Acepto cookies de este Sitio